Acerca de DIE SOMMELIER

Hace cuatro años en una fría y lluviosa tarde de Frankfurt tomé un tren, cansada, después de haber conocido Düsseldorf, Londres, Brighton y la Isla de  Malta.  Pero el fin en aquella tarde fue visitar a una prima de la que tengo los mejores recuerdos de infancia. Pensé, en vano, que iría a descansar sin saber que pasaría los más frenéticos 4 días conociendo parte de la historia de París. Fueron unos días estupendos entre los museos, los soldaditos de plomo, las iglesias, los tulipanes y el gusto por el vino. Mis anfitriones compraron casi media docena de vinos y los más deliciosos quesos, pero no me permitían  abrir alguna  botella sin leer primero,  su Larousse del vino para conocer las características de la cepa, el terroir, el clima y la región. Afiebrada al otro día sali con mi prima a buscar el Libro pero lo encontré en Francés. Mala Cosa pues Je ne parle pas Francaise. Ni modo, debia buscarlo en mi País. Fue allí que me empecé a interesar por esa misteriosa y maravillosa bebida que desde entonces hace parte de mi vida. El Vino. Al regresar a Colombia busque cursos que pudiera tomar como para conocer un poco más pero termine estudiando para ser Sommelier.  Un día me encontré en Buenos Aires apreciando las notas del tango electrónico, el obelisco, la casa rosada y a la semana estaba visitando Bodegas en Mendoza. Ha sido de las mejores experiencias de mi vida. Ya graduada cuando se piensa que es el fin, entiendo que es solo un comienzo firme de un largo camino que me espera por recorrer geográfica y sensorialmente. Pero detrás del Vino llegaron los destilados y tras de ellos los aguardientes y más atrás licores con sus hierbas que acompañaban muy bien las trufas, los champiñones, el azafrán, las sales, las aguas, el té, café, disfrutados con un buen puro. Entonces me dí cuenta que todo lo que había estudiado era muy poco frente a lo maravilloso del tema. Hace ya dos años hice el Nivel II del WSET y estoy pensando donde hacer el No.III.  Hice curso básico de Whisky, me certifique como Barista y ahora si quiero aprender francés.

Bodega ZuccardiYa han pasado más de tres años desde que decidí explorar este apasionante mundo y lo mejor es que sigo sin conocer ni la mitad de lo que debería. Ofrezco Catas a Domicilio pero no es una labor fácil, o bueno, si, la cata si pero no es fácil que la gente se habitué a recibir catas en su casa, además los importadores decidieron desde hace poco tiempo ofrecer este servicio y ya saben: gaseosa, mata tinto…pero yo sigo por que mi lección de vida ha sido la perseverancia. Sin embargo quienes me reciben en sus casas les encanta y sé que esto es de tiempo y bueno, de pronto de más empeño. Sigo viajando para conocer más de gustos, platos, productos y entiendo que aún es poco para lo que me falta. Viaje a República Dominicana para visitar tabacaleras en Santo Domingo, La Romana y Punta Cana conociendo  esta hermosa cultura y sobre  su delicioso Ron. Quede admirada con la Historia de las Hermanas Mirabal y con la raza que me encanto. En Quito encontré buenos Bares de Vino pero el que más me gusto fue el del Teatro del Centro: Majestuoso! Comí hamburguesas de Avestruz y encontré una Viña en Guayaquil (Ecuador ) en plena zona de playa…Estuve en Aruba conociendo como trabaja una importadora desde esa isla  que es una puerta al mundo.  He tenido la oportunidad de enseñar a estudiantes de Hoteleria y Chef y la experiencia ha sido gratificante pues puedo decir que he conseguido que se enamoren del Vino. Lo mejor, seguiré enseñando. Estuve 5 meses como blogger de LA BARRA pero creo que cambiaron a la coordinadora y no me volvieron a publicar. Colabore con  la Revista SOMMELIER primera publicación es este tipo en el País de la que salieron 7 números pero que no se volvió a publicar.  . Me he vuelto miembro activo de la ASSDEC, Asociación Sommelier de Colombia y cada vez quiero trabajar más y vivir de esto. He participado en los dos concursos para Mejor Sommelier que se han hecho en Colombia sin ánimos de figurar en gran posición  más con el objetivo de aprender de los mejores.  Estoy explorando la coctelería y ahora distribuyo Cigarros Finos de Santander. Cada vez aprendo más y encuentro más agradable lo que hago. He encontrado en el gremio personas que sin haber estudiado tienen un inmenso conocimiento y no escatiman en compartirlo, así mismo a otras que habiendo estudiado se creen el ombligo del mundo. Pero supongo que estos personajes existirán en todo oficio. Cada vez estrecho más mis vínculos con algunos, con quienes planeamos seguir creciendo. Despues de mucho planear viaje a conocer la Gran Manzana. fue una experiencia alucinante. No habia visto tiendas tan grandes con solo vinos y destilafos. las visitas a Museos enriquecedoras y el salón de los aromas muy ingenioso. Vinos de todos los precios y nacionalidades al alcance de la mano, pero con muy buen precio. En Miami más tiendas con gruesos catálogos de bebidas incluyendo ahora las cervezas. Entre estudio  siento que menos sé, pero más disfruto. Ya veremos que más pasa en esta historia De sensaciones y conocimiento.